Del aula a la escena


La propuesta textual gira en torno a los dos grandes ejes sobre los que la profesora Ana Sala ha incidido en los cursos de interpretación.

De una parte, las propuestas basadas en el llamado, genéricamente, drama realista. Aunque, como se puede apreciar en el resultado final, la comedia también hace acto de presencia en la elección final de escenas. Escenas de autores tan conocidos como David Mamet, Tennesse Williams, Manuel Murillo, Paloma Pedrero o Woody Allen, se muestran junto al trabajo de guionistas como Ángel Romero o Luis Olaya. El conjunto de escenas que conforma la primera parte del espectáculo transita entre los diversos grados de comedia de las escenas como Brochas, El doctor, El cepillo de dientes o En la otra habitación y la estricta apelación al sentimiento de El zoo de cristal o  la rabia contenida de Interiores.
Desde el punto de vista interpretativo, la selección textual de esta primera parte pretende mostrar los diferentes principios, procedimientos y técnicas (escucha activa, línea de acción, improvisación …) aplicados a los diferentes contextos dramatúrgicos que la muestra propone. De esta manera la gama expresiva se amplia y con ella el desarrollo de la intuición, espontaneidad y creatividad del estudiante / intérprete.

Por otro lado, la segunda parte de parte de Pequeñas joyas se construye a partir de monólogos de piezas shakespeareanas y algún otro clásico. La propuesta pretende mostrar como se construye un estilo a partir de una determinada poética. Desde la puesta escena se enfatiza  y se profundiza en la construcción de los personajes -Mercuccio, Julieta Shylock, Yago, Ricardo III, Macbeth y Lady Macbeth- de la tragedia shakespeareana.
Al igual que en la primera parte, y como no todo en el lenguaje y estilo poéticos es drama y tragedia. La propuesta dramatúrgica también se acerca al estilo desde la comedia, de aquí que Cyrano y Popova Mijailovich y Grigorji Stepanovich Smirnov abran y cierren, respectivamente esta parte.
Por tanto, desde la comedia de Edmond Rostand al Oso chejoviano, pasando por el drama elisabetiano, la segunda parte de Pequeñas joyas nos enseña, desde diferentes enfoques de construcción del personaje y desde los diversos recursos expresivos puestos en juego, un abanico géneros y estilos. Los cuales, al fin al cabo no son más que un reflejo de los lenguajes poéticos de sus autores.

<< anterior   |   siguiente >>

Anuncios